1
Aug

Oración Final

   Publicado por: Admin   en

Hermanos y hermanas, la vida es mucho más que una progresiva acumulación de dinero, propiedades, conocimientos y placeres. La búsqueda incesante de seguridades sólo llevar a vivir en un estado de agitación y de angustia existencial. Por eso, oremos al Señor, diciendo: SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, estamos dispuestos a amontonar riquezas, a transformar la realidad para preservarlas, para sentirnos seguros y satisfechos con ellas. Sin embargo, no apreciamos el valor de la vida misma. Nuestros apegos no nos dejan ver otra cosa que nuestras propias ambiciones. Que tu Palabra nos ilumine siempre. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ.

Señor, el hombre posee una sed de poseer sin límites. Pretende llenar el vacío interior con la posesión de cosas. La codicia y el afán de poder son ¨drogas aprobadas socialmente¨. Que tu Palabra: ¨La vida no está en los bienes¨, resuene y se haga vida en nuestras vidas. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, que nuestra vida cristiana esté ¨marcada¨ por la consigna de que: Lo que contará al final son las buenas obras que hayamos hecho, no el dinero que hemos logrado almacenar. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, que nunca lleguemos a sentir y a decir que nuestra única riqueza es el dinero. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Se pueden agregar otras peticiones…

OREMOS: Padre, somos ¨necios¨ cuando desterramos a Dios de nuestra vida, cuando no nos preocupamos de los demás, cuando nos llenamos de nosotros mismos y ponemos la seguridad en las cosas de este mundo, cuando nos dejamos llevar por la codicia y el afán inmoderado de dinero, de éxito, de placer, de poder. Ilumínanos y guíanos tú con tu Palabra. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.