27
Aug

Oración Final

   Publicado por: Admin   en

Hermanos: Jesús nos ha dicho que donde ¨dos o tres de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos¨. Con esta confianza dirijamos nuestra oración, diciéndole: SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, que has enviado a tu Hijo para transformarnos, ayúdanos a ser dóciles a su Palabra.
SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, no te apartes de nosotros, pecadores; no dejes que nos hundamos en la ¨red¨ de nuestros ¨gustos¨. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, en cada Eucaristía nos ofreces tu perdón y la comunión contigo; que sintamos hambre y sed de Ella. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, tu Palabra nos dice que nos amas, y que ese amor por nosotros nos hace libres y capaces de amar a nuestros hermanos. Que sea éste nuestro principal compromiso. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, que la misma ¨solicitud¨ y ¨disponibilidad¨ que mostramos para ¨corregir¨ a los demás, la demostremos para ser capaces de ¨perdernos¨ por ellos para rescatarlos de sus males. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ. 

Señor, es mucho el odio, la envidia y el pecado que diariamente provoca tantos males y destruye tantas vidas. Que no seamos de los ¨ciegos¨ que las provocan. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ.

Señor, que al venerar el nacimiento de la Virgen María, imitemos sus virtudes y por su intercesión nos hagamos merecedores de tu complacencia. SEÑOR, QUE NO SEAMOS SORDOS A TU VOZ.

Se pueden agregar otras peticiones…

Concédenos, oh Padre, que viviendo en la caridad, en la comprensión recíproca y en la paciencia, conquistemos el corazón de nuestros hermanos y hagamos presente entre nosotros a Jesucristo, Hijo y Señor nuestro. Amén.