Archivos de la Categoria ‘5 Minutos de Oracion en el Hogar’

21
Jul

Poniendo a Dios PRIMERO por encima de todo

   Publicado por: Admin

Lecturas para este día: Míqueas 6: 1-4. 6-8. Mateo 12: 38-42.

¨Algunos de los escribas y fariseos dijeron a Jesús: ´Maestro, queremos ver un signo tuyo´. Él les contestó: Esta generación perversa y adúltera exige un signo; pero no se le dará más signo que el del profeta Jonás¨. Mateo 12: 38-42.

Escoge el amor… en lugar del odio.
Escoge la sonrisa… en lugar del ceño fruncido.
Escoge edificar… en lugar de destruir.
Escoge la perseverancia… en lugar del abandono.
Escoge el cumplido… en lugar de la crítica.
Escoge sanar… en lugar de herir.
Escoge dar… en lugar de recibir.
Escoge la gratitud… en lugar de la queja.
Escoge fe… en lugar de de la duda.
Escoge la confianza… en lugar del temor.
Escoge actuar… en lugar de dejar para después.
Escoge perdonar… en lugar de maldecir.
Escoge la oración… de la angustia.
Escoge la excelencia… en lugar de la mediocridad.

Porque así, cuando decides, amar, sonreír, edificar, perseverar, alabar, sanar, dar, agradecer, tener fe, confiar, actuar, perdonar, orar, ser excelente, es que estás poniendo a Dios PRIMERO por encima de todo. Ya no necesitas estar pidiendo milagros, tus actitudes y tus obras demuestran que estás alabando los milagros que Dios te regala cada día y eres capaz de agradecerlos, ponerte en sus manos y ser su mano providente para tu hermano.

Donde hay fe, hay amor.
Donde hay amor, hay paz.
Donde hay paz, está Dios.
Donde está Dios, no falta nada.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 49: Dios salva al que cumple su voluntad.

18
Jul

El Hijo del hombre es Señor (dueño) del sábado

   Publicado por: Admin

Lecturas para este día: Isaías 38: 1-6. 21-22. Mateo 12: 1-8.

¨Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado¨. Mateo 12:2.

La suavidad del ¨yugo¨ de Cristo se opone a la intransigencia de los fariseos. Los discípulos de Cristo pasan por un campo de trigo, y arrancan unas espigas, las trituran en sus manos, y se las comen.

¿Hay algo malo en eso?

Según los fariseos sí, ¡Porque era sábado? Y según la Ley era un día consagrado a Dios, dedicado al descanso el ¨séptimo día¨ (Génesis 2: 1-3). La práctica de esta ley llegó a extremos (Éxodo 16: 23; Números 15: 32; Isaías 58: 13).

Jesús defiende a sus discípulos, a la vez que descubre el corazón duro, legalista y mezquino de los fariseos: Los discípulos no faltaron a la ley porque, les dice, primero está una necesidad vital: Comer, que el cumplimiento de una ley o regla. Además les demuestra cómo en casos extremos se pasa por encima de esta ley, como lo hizo el mismo rey David (1 Samuel 21: 1-7); luego les recuerda que los sacerdotes mismos del templo quebrantan esta ley del sábado, porque la misma ley les permite a ellos realizar la preparación y la realización de los sacrificios, colectar los dones y purificar las vasijas ¡En sábado (Números 28: 8).

Pero lo que ¨les cae como bomba¨ fue que Jesús dijera: ¨El Hijo del hombre es Señor (dueño) del sábado¨ (Mateo 12: 8). Es decir, Jesús no suprime el ¨día de descanso¨, sino que le da su nueva interpretación o significado y valor: Lo más importante para Dios es respetar y vivir la ley del amor que él vivió y nos enseñó a vivir, haciendo del prójimo el ¨santuario de Dios¨, el ¨domingo¨ más excelente donde lo encontramos y alabamos cuando le servimos.

Por ejemplo, hay quien le preocupa más ¨no haber ido a Misa el domingo¨ que poner un remedio a su vida de ¨perros y gatos¨ que lleva en su casa y vecinos. O como también, a veces pasa, que somos muy ¨legalistas¨ para condenar a los demás por sus obras, pero luego nos damos cuenta que ¨lo mismo¨ pasa en la propia casa, pero ahí somos condescendientes, ahí no hay culpa. Es que la ¨zorra no se ve su cola¨.

Reflexión y comentarios…

De Isaías 38: Sálvame, Señor y viviré.

17
Jul

Señor, tu gracia nos inspira

   Publicado por: Admin

Lecturas para este día: Isaías 26: 7-9. 12. 16-19. Mateo 11: 28-30.

¨Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados por la carga, y yo los aliviaré. Carguen con mi yugo y aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera¨. Mateo 11: 28-30.

Inspira Tú mis acciones para que, partiendo siempre de Ti, descubra mejor lo que en ellas se opone a tu voluntad y permanezcan bajo el amparo de tu misericordia. Tu inspiración es ya, de entrada, una fuerza positiva en mi obrar, aunque con frecuencia se vea trenzada con otras obras negativas, propias de mi existencia peregrina, que se busca.

Estoy convencido, Señor, de que si tu gracia me inspira yo haré el bien sin darme cuenta de lo que hago. Seré instrumento tuyo, cauce de tu bondad para que tu Reino venga a nosotros. Sólo si tu gracia sostiene mi obrar, seré testigo de la esperanza.

¡Es tan fácil, desalentarse ante los propios fallos y los de los demás! ¡Tan difícil es estar siempre volviendo a empezar, reconstruyendo ruinas, aceptando derrotas sin derrotismo! Pero tu inspiración nos fortalece e ilumina, especialmente cuando nuestro buen obrar se nos hace más cuesta arriba, más contracorriente de los criterios de este mundo que pasa.

Tu inspiración es la firmeza en nuestro andar vacilante.

Sí, Señor, tu gracia nos inspira, nos sostiene u acompaña, porque hemos reconocido nuestra pobreza y la hemos puesto a tus pies.

Sí, Señor, nuestras obras son tus obras, no porque sean acabadas, perfectas, deslumbrantes…, sino porque Tú has querido tener necesidad de mi debilidad, hasta hacerla mensajera de tu ternura inquebrantable.

Tu gracia, que no ha sido estéril en mí, me ayuda a saberme y presentarme débil entre los débiles. Tú, Señor, haces maravillas con nuestra flaqueza entregada.

(A. L. Baeza).

Reflexión y comentarios…

16
Jul

Que tu gracia inspire mis obras Señor

   Publicado por: Admin

Lecturas para este día: Isaías 10: 5-7. Mateo 11: 25-27.

¨Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla¨. Mateo 11: 25.

Señor, Tú sabes que es verdad: Nada quiero que Tú no quieras, ni nada deseo hacer que Tú no hagas conmigo. Cuando obro sin ti, obro frecuentemente contra mí. No es obrar verdadero el que en ti no echa raíces. Tú eres la buena tierra en que mi vida se convierte en cosecha de frutos apetecibles. Tu voluntad de amor acoge mi entrega en el trabajo de cada día para hacerla vida compartida, alegría del bien común.

No te extrañe, pues, Señor, que insistentemente te pida: ¨Que tu gracia inspire mis obras¨; lo que significa, en primer lugar, que nunca haga yo lo contrario a tu voluntad. Pero, Señor, ¿No es ésta una súplica muy atrevida? ¿Le es siempre al hombre peregrino obrar de acuerdo con tu voluntad eterna? Me inclino a pensar que no. El humano es demasiado frágil, demasiado incompleto para que sus obras puedan ser perfectas. ¿Acaso no nos dio testimonio tu apóstol, cuando reconocía en sí mismo que el bien que quiero no lo hago, y el mal que no quiero sí lo hago? Pero, Señor, ¿Tu poder no es más grande que nuestra flaqueza? ¿Por qué, pues, me dejas hacer el mal que no quiero? ¿No queda afeado mi testimonio sobre ti a causa de mis pecados? Señor, ¿Lo que importa es que, aun constantemente mí pecado, siga deseando realizar, con todo mi corazón, lo mejor posible a mi alcance, tu voluntad de bien? Sí, Señor: Tú me pides más la pureza de intención que la perfección de mis obras.

Y bien parece, Señor, que la obra más perfecta a tus ojos es la de confiar en tu infinita misericordia, reconociendo que sin ti no podemos hacer nada. Con todo, Señor, te sigo pidiendo: Inspira Tú todas mis acciones. Que no las inspire el orgullo de la razón ni la ambición de la carne…

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Isaías 1: 10-17. Mateo 10: 34. 11: 1.

¨Escuchen la palabra del Señor, príncipes de Sodoma; escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra¨ ¿Qué me importa el número de tus sacrificios? , dice el Señor. Estoy harto de holocaustos de carneros. ¿Por qué entras a visitarme? ¿Quién pide algo de tus manos cuando pisas mis atrios? No me traigas más dones vacíos, más incienso detestable. Cuando extienden las manos, cierro los ojos; aunque multipliquen plegarias, no los escucharé. Sus manos están llenas de sangre. Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien¨. Isaías 1: 10-17.

¿Quién dijo que a Dios no le interesa lo que le rezamos, lo que le ofrecemos y pedimos en las Misas, o cuando celebramos algún sacramento, o alguna ¨manda¨ o peregrinación hacia algún santuario, o simplemente cuando oramos ¨con las manos extendidas¨, incluso dentro de nuestra casa?

Aquí vemos cómo Dios se siente ¨ofendido¨ porque, en tiempos del profeta Isaías, los hombres eran muy celosos para ir al templo a ofrecer sacrificios y rezar, pero no tenían el mismo celo para respetar a su prójimo y ayudar a los necesitados. A ¨éstos¨ Dios les dice que su injusticia y su falta de caridad con sus prójimos VICIAN totalmente el culto, transformando lo sagrado en abominación, los dones en burla, las manos extendidas en oración son una profanación. Porque el culto no puede convertirse en un encubridor de la injusticia, en un medio para tranquilizar la conciencia sin convertirse.

Menos mal que eso lo decía Dios en ¨aquellos tiempos¨… porque hoy nuestro culto y oraciones son en realidad muy sinceras… ¿O no?

Qué esperanzas que nosotros vayamos a ¨comulgar¨ y sigamos odiándonos, o ¨devorándonos¨ mutuamente, o sigamos abusando del más débil, del que no puede defenderse, o nos olvidemos del que sufre de tantas maneras… Menos mal que ¨ya pasaron esos tiempos…¨ ¡Si Chuy!

Reflexión y comentarios….