Archivos de la Categoria ‘5 Minutos de Oracion en el Hogar’

13
Jan

Qué quieres con nosotros, Jesús Nazareno?

   Publicado por: Admin

¨Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: ¿Qué quieres con nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quien eres: El Santo de Dios. Jesús le ordenó: ¨Cállate y sal de él¨. Marcos 1: 21.

Mi madre tenía muchos problemas… Había estado adelgazando peligrosamente y estaba deprimiéndose. Era irritable, gruñona y amargada. Hasta que un día, era distinta.

¨Viejita, dijo mi padre: Llevo tres meses buscando trabajo y no he encontrado nada, voy a echarme unas chelas con los amigos¨.
¨Ah, okey, contestaba mi madre, ya encontrarás¨.
¨Mamá, dijo mi hermano, reprobé todas las materias en la facultad¨.
¨Ah, okey, respondió mi madre. Ya te recuperarás y si no, pues repites el semestre. Pero te lo pagas tú¨.
¨Mamá, dijo mi hermano, choqué el carro¨.
¨Ah, okey, suspiró mi madre, llévalo al taller, busca como pagar y por lo pronto muévete en lo que puedas¨.
¨La Nuera, llegó diciendo a su suegra que siempre la hacia enojar, vengo a pasar unos meses con ustedes¨.
¨Ah, okey, dijo mi madre, acomódese en el sillón y agarre unas cobijas del closet¨.

Todos se reunieron al ver estas ¨no reacciones¨ de mi madre. Sospechaban que hubiera ido al médico para recetarle algunas pastillas de ¨me vale…¨ de 1000 mgs., seguramente estaría ingiriendo una sobredosis. Propusimos hacer una ¨intervención a mí madre para alejarla de cualquier posible adicción que tuviera hacia algún medicamento anti-¨enojo¨. Pero cual fue nuestra sorpresa que, cuando nos reunimos en torno a ella, explicó: ¨Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que cada quien es responsable de su vida…”

Del Salmo 104: Diste a tu Hijo el mando sobre tus obras de tus manos.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Hebreos 2: 5-12. Marcos 1: 21- 28.

12
Jan

La asamblea de las herramientas

   Publicado por: Admin

¨Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: Se ha cumplido el tiempo, está cerca el reino de Dios: Conviértanse y crean en el Evangelio¨. Marcos 1: 14.

Hubo una vez en la carpintería una asamblea de herramientas para arreglar sus diferencias. Presidia la reunión el martillo. Al comenzar, la asamblea le pidió la dimisión. ¿Razón ? Hacia demasiado ruido y se pasaba el tiempo golpeando. El martillo, a su vez, pidió que se retirara el tornillo, había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. Ante este ataque, el tornillo pide la expulsión de la lija; es muy áspera en su trato y siempre tiene fricciones con los demás. A su vez, ésta pide que sea expulsado el metro; se pasa la vida midiendo a los demás según su regla, como si fuera perfecto. En ese momento entra el carpintero y se pone a trabajar con todos. Aquel día concluyó un lujoso armario…..

Cuando se retiró el carpintero, continuó la asamblea de herramientas. Tomó la palabra el serrucho y dijo: ¨Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos. Pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que dejemos a un lado los puntos flacos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos fuertes¨.

La asamblea encontró que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba consistencia, la lija era especial para quitar asperezas… y observaron que el metro era preciso y exacto. Se sintieron entonces un equipo capaz de producir y hacer cosas de calidad. Y se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

¿Acaso será más fácil que las ¨herramientas¨ se pongan de acuerdo a que los ¨humanos¨ nos amemos unos a otros como nos pide Jesús?

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 147: Demos gracias y alabemos al Señor.

Lecturas para este día: Hebreos 1: 1-6. Marcos 1: 14-20.

10
Jan

Quiero ser santo

   Publicado por: Admin

¨Hermanos: En esto está la confianza que tenemos en el Hijo de Dios: En que si le pedimos algo según su voluntad, nos escucha¨.  1 Juan 5: 14.

Y, por supuesto, todo lo que hemos reflexionado en los días anteriores sobre el amor al prójimo, sólo lo podemos obtener a través de nuestra oración asidua y confiada.

Te proponemos en este folleto, la lectura bíblica de la misa de cada día, para que, de ahí, hagas tu oración.

¨Tenemos necesidad de encontrar a Dios, y no le vamos a encontrar ni en la agitación ni en medio del ruido. Dios es amigo del silencio. ¡En medio del silencio crecen los árboles, las flores y la hierba! ¡Y en medio del silencio se mueven las estrellas, la luna y el sol! Nuestra misión ¿No es dar a Dios a los pobres de las barracas? Pero no un Dios muerto, sino al Dios vivo y amante. Cuanto más recibamos en la oración silenciosa, más podremos dar en nuestra vida activa. Tenemos necesidad de silencio para ser capaces de llegar a las almas. Lo esencial no es lo que decimos, sino lo que Dios nos dice y a través nuestro todas nuestras palabras serán vanas en tanto que no vendrán de lo más íntimo; las palabras que no transmiten la luz de Cristo, no sirven más que para aumentar las tinieblas. Nuestro progreso en la santidad depende de Dios y de nosotros mismos, de la gracia de Dios y de nuestra voluntad de ser santos. Nos hace tomar en serio el compromiso vital de llegar a la santidad.

¨Quiero ser santo¨significa: Quiero desligarme de todo lo que no es Dios, quiero despojar mi corazón de todas las cosas creadas, quiero vivir en la pobreza y en el desprendimiento, quiero renunciar a mi voluntad, a mis inclinaciones, a mis caprichos y gustos, y hacerme el servidor dócil de la voluntad de Dios. ¨

(Madre Teresa de Calcuta).

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 149: El Señor es amigo de su pueblo.

Lecturas para este día: 1 Juan 5: 14-21. Juan 3: 22-30.

 

9
Jan

Aceptar a este hermano ¨diferente¨

   Publicado por: Admin

“Señor, si quieres puedes sanarme¨. Lucas 5: 12.

Hay personas que nacieron rencorosas, se les hace muy difícil perdonar, casi imposible aunque ¨el tiempo todo lo borra¨, después de muchos años sienten los agravios igual que en el momento que sucedieron, es algo congénito, no depende de su voluntad, no consiguen olvidar. Lo constitutivo del rencoroso es que no pueden recordar su pasado doloroso con indiferencia, al contrario, siempre les duele; es una desgracia ser así. No cambia, pero puede ir cambiando poco a poco, ir sufriendo menos uniéndose cada vez más y mejor a Jesús. Claro con algunas técnicas de relajación.

Aceptar está en la línea del comprender. Comprender es abarcar, medir por completo a una persona. Con frecuencia reducimos a las personas con puras ¨caricaturas¨. Definimos a una persona por un defecto, como si esa persona fuera ese defecto. Hay que ser objetivo viendo al hermano en sí mismo y desde él mismo, en conjunto. Siempre lo vemos a través de perjuicios: Antipatías, rivalidades, suposiciones, historias pasadas y así su historia queda ¨marcada¨. El otro, casi siempre es un desconocido, y por desconocido incomprendido y por incomprendido no es aceptado.

El principio es pues, aceptar a este hermano ¨diferente¨ lleno de tantos defectos que él no escogió, para comprenderlo. Precisamente como lo pedimos para nosotros. Si yo, después de tantos intentos no logro cambiar algo en mi vida, tampoco el hermano lo logra. Tenemos que cargar con sus reacciones de carácter difícil, aunque no las quiera.

Comprendernos como somos, como Dios nos comprende y nos ama, es nuestra tarea liberadora, sanadora, el camino para tener siempre la paz que sólo Dios nos puede dar… ¡Al que la quiera! ¿La quieres?

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 147: Demos gracias y alabemos al Señor.

Lecturas para este día: 1 Juan 5: 5-13. Lucas 5: 12-16.

“Si alguno dice: ¨Amo a Dios¨ y aborrece a su hermano es un mentiroso, pues quien no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve. Y hemos recibido de él este mandamiento: Quien ama a Dios, ame también a su hermano¨. 1 Juan 4: 19.

La actitud primaria del hombre hacia el hombre, es la benevolencia. Es decir, fuera de casos ¨patalógicos¨, enfermos, nadie es ¨malo¨. Cuántas veces nos han atribuido que dijimos algo, hicimos algo, actuamos de alguna manera, y todo era falso y cómo sufrimos al saber toda esa ¨red¨ de mentiras atribuidas falsamente a nosotros.

Lo mismo nos pasa con algunos prójimos, quién sabe si realmente dijo lo que dicen que dijo, si lo dijo tal cual te ¨llegó¨ el chisme, si lo dijo con esa intención, o en ese ¨tono que piensas, si estaba hablando de ti, si estaba desesperado, enojado, desilusionado, etc.,

Nosotros también actuamos ¨despotricando¨ y diciendo cosas de las que después nos arrepentimos cuando estamos enojados, desilusionados, dolidos, desesperados. Podemos llegar a ser injustos cuando sentimos, suponemos ese rencor hacia alguien que, a fin de cuentas, ni lo dijo, ni lo hizo tal cual. Por lo tanto, comprendiendo, no hace falta perdonar.

Pero luego, uno que cree que ya perdonó y olvidó, que la herida ya cicatrizó. Pero de repente en el momento menos pensado, otra vez el rencor, el odio, la herida abierta, la aversión al rojo vivo, dolorosa por inesperada. No te asustes, es normal una herida profunda se sana con muchas ¨curaciones¨, cada día, un proceso de caminar junto a Jesús, después de muchas caídas y levantadas, hasta que llegues a la libertad.

El amor propio es ciego y suicida, no quiere perdonar, la sed de venganza le produce una extraña sensación de placer pero es locura, pues el resentimiento solo destruye al resentido. Haz del perdón en el amor de Jesús tu ¨estilo¨ de vida.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: 1 Juan 4:19. 5: 4. Lucas 4: 14-22.