Archivos de la Categoria ‘5 Minutos de Oracion en el Hogar’

3
May

Martes 3 de mayo de 2016

   Publicado por: Admin

Martes 3 de mayo de 2016

Si la oración hace en la mañana:

Nos ponemos en tu presencia, Dios bondadoso y Padre Nuestro. Te agradecemos que nos hayas dejado empezar el presente día, pues despertamos, una vez más, al conocimiento de nuestra propia existencia… que tu amor nos concede y sostiene. El saber que existimos es el don más grande de tu bondad. ¿De qué nos serviría existir, ante tu presencia, si no estuviéramos conscientes de ello? Además, nuestra vida está profundamente unida a la tuya, por el gran amor del cual nos has hecho participar… de tu amor no podemos dudar. Es el nuestro hacia ti… el que falla con mucha frecuencia. Nos disponemos, ante la grandeza de tu majestad, a los 5 minutos de oración. Te pedimos que des fuerza a la debilidad de nuestra mente y enciendas el fuego de tu amor en nuestros corazones. Padre Nuestro…

Si la oración se hace en la tarde:

Estamos reunidos, Señor, para reconocer tu amor que nos sostiene en el don de la vida… y para reconocer tu bondad que nos colma de beneficios. En las horas que ya pasaron y disfrutamos, tuvimos la oportunidad de hacer sentir tu amor y tu bondad, a través de nuestra propia bondad, en todos aquellos que nos rodean, familiares y amigos y en nuestro mundo tan necesitado de ti y de tu amor. Este día fue un paso más hacia tu eternidad, a la que nos llamaste desde el día en que nos diste la existencia. Si lo aprovechamos, hemos guardado un tesoro. Si lo desperdiciamos… tenemos que redoblar nuestro amor en tu servicio. Que durante estos 5 minutos de oración podamos olvidarnos de los intereses humanos, para estar atentos a tu amor y a tu Palabra. Guía nuestros corazones por el camino de tu voluntad. Padre Nuestro.

Lecturas para este día: Filipenses 2: 6-11. Juan 3: 13-17.

¨El Hijo del hombre tiene que ser levantado¨.
Juan 3: 13-17.

Un hombre caminaba por la vida cargando su cruz sobre sus hombros. Alguien le dijo: ¨Pero ¿ Por qué no le cortas un poco los extremos así la carga se te hace más liviana ?¨. El creyó que ésa era una buena idea para evitar tanto esfuerzo y le hizo caso. Otro le dijo amigo no le has quitado casi nada. Córtale las puntas un poco más. Estás arrastrando una cruz demasiado pesada pudiendo sacrificarte menos para llevarla. Y le cortó los extremos de la cruz. Y así continuó su camino mucho más cómodo. Luego uno más le insistió: ¨Vamos… Córtale más todavía. Mientras más chica sea la cruz menos va a costarle llevarla. Entonces él volvió a cortarle los extremos hasta que pudo cargarla con una sola mano. Siguió caminando y a medida que avanzaba, pudo divisar una gran luz blanca al final del camino. Cuando llegó a este punto estaba Dios aguardándolo. ¨Bienvenido Hijo al Paraíso¨. ¨Pero Dios… ¿ Dónde está la puerta que no la veo ? Y el Señor, le señaló una puerta en lo alto y le dijo: ¨Es aquella que está allá en las alturas. ¿ La ves ahora ? Bueno, para entrar sólo debes abrirla. ¨Evidentemente abrir la puerta no era el inconveniente, pero sí lo era alcanzarla. ¨Pero Señor ¿ Cómo hago para subir tan alto ?. ¨Para eso tienes la cruz. Debes apoyarla sobre esta pared y escalarla hasta la puerta. Esta cruz que has estado cargando durante toda tu vida tiene la medida exacta para que llegues a la Puerta del Cielo. De otra forma es imposible¨. Pero Señor…¨. Es que mi cruz ya no tiene ese tamaño.

Del Salmo 77: No olvidemos las hazañas del Señor. Aleluya.

Reflexión y comentarios…

Oración final del día 1 al 8 de mayo

Les ofrecemos en este mes dedicado de una manera especial a la Virgen María, algunas oraciones para que les ayuden en su devoción.
Madre, vengo del tumulto de la vida. El cansancio me invade todo mi ser. Es tan difícil aceptar con paz todo lo que sucede alrededor de uno durante una jornada de trabajo y lucha… Las cosas en las que habíamos depositado tanta ilusión, decepcionan… Las personas a las que queremos entregar bondad, nos rechazan y aquellas otras a las que acudimos en una necesidad, intentan sacar provecho. Por eso vengo a Tí, Oh Madre, porque dentro de mí camina un niño inseguro, pero junto a ti me siento fuerte y confiado. Solo el pensar que tengo una madre como tú, me dá ánimo. Me siento apoyado en tu brazo y guiado por tu mano. De esta manera, puedo con tranquilidad, retomar el camino. Renuévame por completo para que consiga ver lo hermoso de la vida. Levántame para que pueda caminar sin miedo, dame tu mano, para que acierte siempre con mi camino.
Dame tu bendición, para que mi presencia, sea, en medio del mundo, un signo de tu bendición. Amén.
(P. Ignacio Larrañaga)

A Ti que eres la Madre, que amas con ternura, venimos a ofrecerte nuestra vida y a decirte que te amamos; que somos tus hijos que confiamos en el poder de tu protección. Llévanos sobre tu corazón junto al Niño que descansa en tus brazos, consuélanos en la aflicción, fortalécenos en la tentación. Haznos crecer en la fe, en la esperanza, y en el amor a Dios y a los hermanos. Conserva en nuestro interior la alegría de ser hijos de la Iglesia. Impúlsanos para que seamos entusiastas evangelizadores del Reino. Y que tu bendición nos acompañe, Madre, hasta ver la hermosura de Dios en el Cielo. Amén

2
May

Lunes 2 de mayo de 2016

   Publicado por: Admin

Lunes 2 de mayo de 2016

Si la oración hace en la mañana:

Nos ponemos en tu presencia, Dios bondadoso y Padre Nuestro. Te agradecemos que nos hayas dejado empezar el presente día, pues despertamos, una vez más, al conocimiento de nuestra propia existencia… que tu amor nos concede y sostiene. El saber que existimos es el don más grande de tu bondad. ¿De qué nos serviría existir, ante tu presencia, si no estuviéramos conscientes de ello? Además, nuestra vida está profundamente unida a la tuya, por el gran amor del cual nos has hecho participar… de tu amor no podemos dudar. Es el nuestro hacia ti… el que falla con mucha frecuencia. Nos disponemos, ante la grandeza de tu majestad, a los 5 minutos de oración. Te pedimos que des fuerza a la debilidad de nuestra mente y enciendas el fuego de tu amor en nuestros corazones. Padre Nuestro…

Lecturas para este día: Hechos 16: 11-15. Juan 15: 26. 16: 4.

¨El Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo¨. Hechos 16: 11.

Ha avanzado un buen trecho del tiempo pascual y es sano recordar que el primer día de la primera pascua del Nuevo Testamento fueron las mujeres las primeras en recibir la Buena Nueva, y las primeras también en transmitir su gozo y su testimonio a los Apóstoles. Bueno recordarlo, porque el texto de la primera lectura de hoy nos presenta la figura discreta pero vigorosa de aquella mujer, Lidia, que abrió la puerta de la fe para Filipos, ya en Europa. Fue ella quien recibió en su casa a los predicadores del Evangelio, quien los hospedó con alegría, quien de alguna manera hizo posible el nacimiento de esa comunidad cristiana que le trajo tanto consuelo y soporte a Pablo: Los Filipenses. Dios: Concédenos aprender de esta mujer sencilla, abierta, humilde, franca y audaz; que nosotros, a ejemplo de ella, sepamos abrir nuestros corazones al Evangelio, y nuestra voz a la proclamación de la fe que salva. Una mujer china que, acababa de aprender a leer, oró, diciendo: ¨Señor, vamos a trabajar entre muchas personas que no saben leer. Señor, haz que nuestras vidas sean Biblias abiertas, para que aquellos que no pueden leer el Libro, puedan leerlo en nosotros¨. Que guiados por el Espíritu Santo que nos convence y fortalece, llegamos a proclamar la fe, con lo cual este Testigo nos hace testigos. ¡ Ven Espíritu Santo ! Oremos por nuestra Iglesia Diocesana.

Del Salmo 149: El Señor es amigo de su pueblo. Aleluya.

Reflexión y comentarios…

Oración final del día 1 al 8 de mayo

Les ofrecemos en este mes dedicado de una manera especial a la Virgen María, algunas oraciones para que les ayuden en su devoción.
Madre, vengo del tumulto de la vida. El cansancio me invade todo mi ser. Es tan difícil aceptar con paz todo lo que sucede alrededor de uno durante una jornada de trabajo y lucha… Las cosas en las que habíamos depositado tanta ilusión, decepcionan… Las personas a las que queremos entregar bondad, nos rechazan y aquellas otras a las que acudimos en una necesidad, intentan sacar provecho. Por eso vengo a Tí, Oh Madre, porque dentro de mí camina un niño inseguro, pero junto a ti me siento fuerte y confiado. Solo el pensar que tengo una madre como tú, me dá ánimo. Me siento apoyado en tu brazo y guiado por tu mano. De esta manera, puedo con tranquilidad, retomar el camino. Renuévame por completo para que consiga ver lo hermoso de la vida. Levántame para que pueda caminar sin miedo, dame tu mano, para que acierte siempre con mi camino.
Dame tu bendición, para que mi presencia, sea, en medio del mundo, un signo de tu bendición. Amén.
(P. Ignacio Larrañaga)

A Ti que eres la Madre, que amas con ternura, venimos a ofrecerte nuestra vida y a decirte que te amamos; que somos tus hijos que confiamos en el poder de tu protección. Llévanos sobre tu corazón junto al Niño que descansa en tus brazos, consuélanos en la aflicción, fortalécenos en la tentación. Haznos crecer en la fe, en la esperanza, y en el amor a Dios y a los hermanos. Conserva en nuestro interior la alegría de ser hijos de la Iglesia. Impúlsanos para que seamos entusiastas evangelizadores del Reino. Y que tu bendición nos acompañe, Madre, hasta ver la hermosura de Dios en el Cielo. Amén

29
Apr

Viernes 29 de abril de 2016.

   Publicado por: Admin

Viernes 29 de abril de 2016.

Si la oración hace en la mañana:

Nos ponemos en tu presencia, Dios bondadoso y Padre Nuestro. Te agradecemos que nos hayas dejado empezar el presente día, pues despertamos, una vez más, al conocimiento de nuestra propia existencia… que tu amor nos concede y sostiene. El saber que existimos es el don más grande de tu bondad. ¿De qué nos serviría existir, ante tu presencia, si no estuviéramos conscientes de ello? Además, nuestra vida está profundamente unida a la tuya, por el gran amor del cual nos has hecho participar… de tu amor no podemos dudar. Es el nuestro hacia ti… el que falla con mucha frecuencia. Nos disponemos, ante la grandeza de tu majestad, a los 5 minutos de oración. Te pedimos que des fuerza a la debilidad de nuestra mente y enciendas el fuego de tu amor en nuestros corazones. Padre Nuestro…

Si la oración se hace en la tarde:

Estamos reunidos, Señor, para reconocer tu amor que nos sostiene en el don de la vida… y para reconocer tu bondad que nos colma de beneficios. En las horas que ya pasaron y disfrutamos, tuvimos la oportunidad de hacer sentir tu amor y tu bondad, a través de nuestra propia bondad, en todos aquellos que nos rodean, familiares y amigos y en nuestro mundo tan necesitado de ti y de tu amor. Este día fue un paso más hacia tu eternidad, a la que nos llamaste desde el día en que nos diste la existencia. Si lo aprovechamos, hemos guardado un tesoro. Si lo desperdiciamos… tenemos que redoblar nuestro amor en tu servicio. Que durante estos 5 minutos de oración podamos olvidarnos de los intereses humanos, para estar atentos a tu amor y a tu Palabra. Guía nuestros corazones por el camino de tu voluntad. Padre Nuestro.

Lecturas para este día: Hechos 15: 22-31. Juan 15: 12-17.

¨Mi mandamiento es este: Que se amen unos a otros como yo los he amado a ustedes. El amor grande que uno puede tener es dar la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando¨. Juan 15: 12-14.

Si yo voy al mercado y compro una bombilla de luz eléctrica… me será completamente inútil tenerla si no la activo conectándola al amor del Señor… para que se note y brille.
Del mismo modo, procuren que su luz brille durante de la gente, para que viendo el bien que hacen, todos alaben a su Padre que está en el cielo. Mateo 5: 16.
Si alguien ama ¨de veras¨, ¿ Puedo ocultarlo ? NO se puede ocultar. El amor se trasluce a leguas. Como los que andan de novios. Por eso el dicho: ¨Obras son amores… y no buenas razones¨.
¿ Por qué, pues, a la mayoria de los católicos no se les trasluce el amor al Señor ? Contestaremos con otro de nuestros dichos: ¨Todo es puro jarabe de pico…¨. En el corazón no existe; todo se reduce a un inútil sentimiento que esta vacío del verdadero amor.
Muchos viven creyendo que por haber cumplido un compromiso externo… ¡ Es Dios quien debe estarles agradecido !
El que de veras ama, no exige nada a cambio. Su recompensa es la felicidad de aquel a quien ama. Jesús nos mostró la felicidad de Dios, a través de su felicidad humana.
Les hablo así para que se alegren conmigo y su alegría sea completa… Yo los llamo mis amigos… Ustedes no me escogieron a mí, sino que yo los he escogido a ustedes.

Del Salmo 56: Alabemos y cantemos al Señor. Aleluya.

Reflexión y comentarios…

Oración final del día 25 al 30 de abril

San Pablo recomienda a los jóvenes someterse a la autoridad de los mayores, con humildad, porque es lo que agrada del Señor: SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Vivimos una época en que los jóvenes se rebelan a los buenos consejos de los mayores, porque desde niños les faltó el amor en su corazón hacia Dios. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Padre, concédenos creer en las enseñanzas de Jesús, tu Hijo, para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que no nos apartemos de la luz de tu verdad, para no vivir en las tinieblas del error y la maldad. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Tu bondadosa providencia, Jesús, dio a comer a una multitud en un lugar apartado; que no nos falte a nosotros la bondad de tu misericordia. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que la multiplicación de los cinco panes para saciar a la multitud, nos recuerde el Pan de tu Cuerpo, que es nuestro alimento para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Los apóstoles eligieron de entre los primeros creyentes, ayudantes que prestaran los servicios de caridad, para dedicarse ellos a la evangelización. Que nuestros corazones estén dispuestos a servir siempre dentro de nuestras comunidades. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Se pueden agregar otras peticiones…

OREMOS: Padre misericordioso, te pedimos que nuestro ser y nuestro nombre de cristianos, en verdad lo sea, estando dispuestos a cumplir tus deseos y tu voluntad, en servicio de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

28
Apr

Jueves 28 de abril de 2016

   Publicado por: Admin

Jueves 28 de abril de 2016

Si la oración hace en la mañana:

Nos ponemos en tu presencia, Dios bondadoso y Padre Nuestro. Te agradecemos que nos hayas dejado empezar el presente día, pues despertamos, una vez más, al conocimiento de nuestra propia existencia… que tu amor nos concede y sostiene. El saber que existimos es el don más grande de tu bondad. ¿De qué nos serviría existir, ante tu presencia, si no estuviéramos conscientes de ello? Además, nuestra vida está profundamente unida a la tuya, por el gran amor del cual nos has hecho participar… de tu amor no podemos dudar. Es el nuestro hacia ti… el que falla con mucha frecuencia. Nos disponemos, ante la grandeza de tu majestad, a los 5 minutos de oración. Te pedimos que des fuerza a la debilidad de nuestra mente y enciendas el fuego de tu amor en nuestros corazones. Padre Nuestro…

Si la oración se hace en la tarde:

Estamos reunidos, Señor, para reconocer tu amor que nos sostiene en el don de la vida… y para reconocer tu bondad que nos colma de beneficios. En las horas que ya pasaron y disfrutamos, tuvimos la oportunidad de hacer sentir tu amor y tu bondad, a través de nuestra propia bondad, en todos aquellos que nos rodean, familiares y amigos y en nuestro mundo tan necesitado de ti y de tu amor. Este día fue un paso más hacia tu eternidad, a la que nos llamaste desde el día en que nos diste la existencia. Si lo aprovechamos, hemos guardado un tesoro. Si lo desperdiciamos… tenemos que redoblar nuestro amor en tu servicio. Que durante estos 5 minutos de oración podamos olvidarnos de los intereses humanos, para estar atentos a tu amor y a tu Palabra. Guía nuestros corazones por el camino de tu voluntad. Padre Nuestro.

Lecturas para este día: Hechos 15: 7-21.
Juan 15: 9-11.

¨Yo los amo a ustedes como el Padre me ama a mí; permanezcan, pues, en el amor que les tengo. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les hablo así para que se alegren conmigo y su alegría sea completa¨. Juan 15: 9-11.

A un tipo que pedía la celebración de una misa para un familiar fallecido, le pregunté si durante la enfermedad le habían llevado al sacerdote. Me respondió que no. Viendo que era uno de los tantos millares de bautizados católicos a quienes jamás les ha importado su religión, le pregunté: ¿ Eres católico ? Y él, previendo que se comprometería diciendo que sí, me respondió: ¨A mi modo¨. Yo añadí: Y, ¿ Crees que te servirá de algo, después de la muerte, seguir siendo católico ¨a tu modo¨? O ¿ Crees que la misa a la que te lleven, arrastrándote adentro de un cajón, te servirá de algo ? Para tristeza y para verguenza, esa es la imagen del ¨grueso¨ de nuestros católicos. Los más ¨perfeccionaditos¨ dicen: ¨Yo cumplo: Voy a misa, no mato, no robo… reduciendo al ¨yo no hago mala nadie¨ y al cumplimiento de disciplinas meramente externas, la dimensión de su compromiso cristiano. El verdadero sentido de ser católicos, nos lo marca Jesús en estas sus solemnes palabras: Yo los amo a ustedes como el Padre me ama a mí; permanezcan, pues, en mí amor… si obedecen mis mandamientos permanecerán en mi amor.
Ningún sacrificio, ninguna disciplina externa tiene valor, ante el Señor, a nuestro favor, si carece del sincero sentido de la gratitud y del amor. Y, lo único que nos valdrá allá… será el sincero amor de acá.

Del Salmo 97: Vayamos con alegría al encuentro del Señor. Aleluya.

Reflexión y comentarios…

Oración final del día 25 al 30 de abril

San Pablo recomienda a los jóvenes someterse a la autoridad de los mayores, con humildad, porque es lo que agrada del Señor: SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Vivimos una época en que los jóvenes se rebelan a los buenos consejos de los mayores, porque desde niños les faltó el amor en su corazón hacia Dios. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Padre, concédenos creer en las enseñanzas de Jesús, tu Hijo, para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que no nos apartemos de la luz de tu verdad, para no vivir en las tinieblas del error y la maldad. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Tu bondadosa providencia, Jesús, dio a comer a una multitud en un lugar apartado; que no nos falte a nosotros la bondad de tu misericordia. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que la multiplicación de los cinco panes para saciar a la multitud, nos recuerde el Pan de tu Cuerpo, que es nuestro alimento para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Los apóstoles eligieron de entre los primeros creyentes, ayudantes que prestaran los servicios de caridad, para dedicarse ellos a la evangelización. Que nuestros corazones estén dispuestos a servir siempre dentro de nuestras comunidades. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Se pueden agregar otras peticiones…

OREMOS: Padre misericordioso, te pedimos que nuestro ser y nuestro nombre de cristianos, en verdad lo sea, estando dispuestos a cumplir tus deseos y tu voluntad, en servicio de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

27
Apr

Miercoles 27 de abril de 2016

   Publicado por: Admin

Si la oración hace en la mañana:

Nos ponemos en tu presencia, Dios bondadoso y Padre Nuestro. Te agradecemos que nos hayas dejado empezar el presente día, pues despertamos, una vez más, al conocimiento de nuestra propia existencia… que tu amor nos concede y sostiene. El saber que existimos es el don más grande de tu bondad. ¿De qué nos serviría existir, ante tu presencia, si no estuviéramos conscientes de ello? Además, nuestra vida está profundamente unida a la tuya, por el gran amor del cual nos has hecho participar… de tu amor no podemos dudar. Es el nuestro hacia ti… el que falla con mucha frecuencia. Nos disponemos, ante la grandeza de tu majestad, a los 5 minutos de oración. Te pedimos que des fuerza a la debilidad de nuestra mente y enciendas el fuego de tu amor en nuestros corazones. Padre Nuestro…

Si la oración se hace en la tarde:

Estamos reunidos, Señor, para reconocer tu amor que nos sostiene en el don de la vida… y para reconocer tu bondad que nos colma de beneficios. En las horas que ya pasaron y disfrutamos, tuvimos la oportunidad de hacer sentir tu amor y tu bondad, a través de nuestra propia bondad, en todos aquellos que nos rodean, familiares y amigos y en nuestro mundo tan necesitado de ti y de tu amor. Este día fue un paso más hacia tu eternidad, a la que nos llamaste desde el día en que nos diste la existencia. Si lo aprovechamos, hemos guardado un tesoro. Si lo desperdiciamos… tenemos que redoblar nuestro amor en tu servicio. Que durante estos 5 minutos de oración podamos olvidarnos de los intereses humanos, para estar atentos a tu amor y a tu Palabra. Guía nuestros corazones por el camino de tu voluntad. Padre Nuestro.

Lecturas para este día: Hechos 15: 1-6. Juan 15: 1-8.

¨Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el que la cultiva. Si una de mis ramas no da uvas, la poda y la limpia para que dé más. Ustedes ya están limpios por las palabras que les he dicho, sigan unidos a mí, como yo sigo unido a ustedes. Una rama no puede dar uvas de si misma si no está unida a la vid; de igual manera, no permanecen unidos a mí¨.
Juan 15: 1-4.

Las uvas en este semil o comparación con la que Jesús se expresa, son obras ¨justas¨ o ¨santas¨ del hombre que vive la dimensión del amor de Dios en su vida terrena. Ese amor de Dios está manifestando en Jesús que se nos dio para que aceptándolo y aceptando sus enseñanzas, seamos dignos de fructificar ante el Padre. Ustedes están limpios por las palabras que les he dicho. Sigan unidos a mí, como yo sigo unido a ustedes.
Es de notarse, como Jesús, en estas palabras señala un intercambio vital entre nuestra vida y la suya, cuando expresa su unión con nosotros comparándola a la unión que un sarmiento tiene con el tronco o cepa. La rama o sarmiento, no tiene vida en sí misma. La sabia vital la toma, o ¨chupa¨, del tronco y las raíces. Si la rama es separada de la cepa, se seca y se malogra el fruto. Pero si la podan o limpian debidamente, los frutos serán abundantes y mejores.
Podemos permanecer unidos a Jesús por la fe y el amor… y eso depende de nosotros mismos a quienes se nos ha invitado: Sigan unidos a mí. Si lo hacemos, el mismo Padre cuidará de esa unión, para que junto con Jesús demos frutos abundantes de vida eterna. Si no lo hacemos… daremos frutos de condenación en la vida eterna.

Del Salmo 95: Cantemos la grandeza del Señor. Aleluya.

Reflexión y comentarios..

Oración final del día 25 al 30 de abril

San Pablo recomienda a los jóvenes someterse a la autoridad de los mayores, con humildad, porque es lo que agrada del Señor: SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Vivimos una época en que los jóvenes se rebelan a los buenos consejos de los mayores, porque desde niños les faltó el amor en su corazón hacia Dios. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Padre, concédenos creer en las enseñanzas de Jesús, tu Hijo, para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que no nos apartemos de la luz de tu verdad, para no vivir en las tinieblas del error y la maldad. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Tu bondadosa providencia, Jesús, dio a comer a una multitud en un lugar apartado; que no nos falte a nosotros la bondad de tu misericordia. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Que la multiplicación de los cinco panes para saciar a la multitud, nos recuerde el Pan de tu Cuerpo, que es nuestro alimento para alcanzar la vida eterna. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Los apóstoles eligieron de entre los primeros creyentes, ayudantes que prestaran los servicios de caridad, para dedicarse ellos a la evangelización. Que nuestros corazones estén dispuestos a servir siempre dentro de nuestras comunidades. SEÑOR, SOSTEN LA VIRTUD DE NUESTROS JOVENES.

Se pueden agregar otras peticiones…

OREMOS: Padre misericordioso, te pedimos que nuestro ser y nuestro nombre de cristianos, en verdad lo sea, estando dispuestos a cumplir tus deseos y tu voluntad, en servicio de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Pagina 1 de 22112345678910...203040...Ultima »