Archivo del April 30th, 2011

“Jesús, que había resucitado la mañana del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, aquella de quien había echado siete demonios. Ella fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban. Cuando lo oyeron decir que Jesús estaba vivo y que lo había visto, no le creyeron…”. Marcos 16:9-15.

Estamos, como la Magdalena, confusos y llorosos, mirando con miedo al vacío de una tumba. Ese vacío interior que a veces nos invade: cansancio de vivir, acciones sin sentido, rutina.

El vacío que se nos produce cuando estamos en Continuar Leyendo »