26
Nov

Insistir

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

¨Todos los odiarán por causa mía, pero ni un cabello de su cabeza perecerá; con su perseverancia salvarán sus almas¨. Lucas 21: 12-19.

Un estudio conducido por la National Retail Dry Goods Association señala que los primeros intentos sin éxito llevan casi la mitad de los vendedores a cierto fracaso. Pongan atención: 48 por ciento de los vendedores hacen una llamada y desisten. 25 por ciento de los vendedores hacen dos llamadas y desisten. 15 por ciento de todos los vendedores hacen tres llamadas y desisten. 12 por ciento de todos los vendedores insisten e insisten. Ellos hacen el 80 por ciento de todas las ventas.

Insistencia es un resorte que nos impulsa al gran salto de las nuevas oportunidades. Son muchos los que se han quedado frustrados en el camino, cuando en realidad habla delante de ellos la oportunidad más grande de su vida. Insista, insista e insista porque muy pronto la puerta se te abrirá. Perseverancia es una semilla que cuando germina produce uno de los árboles más frondosos de la vida. Más la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia.

Jesús nos lo ha anunciado, en el momento en que él mismo estaba a punto de entregarse en la cruz, no para asustarnos, sino para darnos confianza, para animarnos a ser fuertes en la lucha de cada día: ¨Con su perseverancia salvarán sus almas¨. El amor, la amistad y la fortaleza – y nuestra fe – no se muestran tanto cuando todo va bien, sino cuando se ponen a prueba.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 97: Señor, tus obras son maravillosas.

Lecturas para este día: Apocalipsis 15: 1-4. Lucas 21: 12-19.

 

“Cuando oigan noticias de guerras y de revoluciones, no tengan pánico”.  Lucas 21: 5-11.

La consigna es simple, para los tiempos últimos y los penúltimos: Vigilancia y calma.

La respuesta a una pregunta depende en mucho de cómo usted la haga. Como los vendedores de experiencia lo saben, las preguntas hechas de una manera positiva o negativa, casi siempre provocan una respuesta de acuerdo.

Un estudiante de sicología entró en el ejército decidido a probar esta teoría. Le asignaron entregar albaricoques al final de la línea de comida. ¨ ¿No quiere albericoques, verdad ?¨, preguntó a los primeros hombres, el noventa por ciento dijo: ¨No¨.

Entonces probó el método positivo: ¨ ¿Quiere algunos albericoques, verdad ?¨. Casi la mitad respondió: ¨Este…sí… Tomaré unos cuantos¨.

Luego probó un tercer método basado en la técnica fundamental de ¨o, o¨. ¨ ¿Un plato de albericoques, o dos ?¨, preguntó. Y pese a que la mayoría de los soldados no les gustan los albericoques del ejército, el cuarenta por ciento tomó dos platos y el cincuenta por ciento tomó uno.

Definitivamente sí influye cómo se hace una pregunta. Sin embargo, hay una pregunta que no puede ser influida por persona alguna, sino que el Espíritu Santo prepara el corazón antes de que se haga esa pregunta. Esa pregunta es: ¿Estás ya preparado para pasar la eternidad con Dios? Esta pregunta hoy mismo se te hace, porque mañana podría ser demasiado tarde.

Que la oración de este día nos dé el valor para no dejarnos vencer por los problemas y dificultades y se acreciente nuestra fe en Jesús, nuestro Salvador.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 95: Que todo se alegre ante el Señor.

Lecturas para este día: Apocalipsis 14: 14-19. Lucas 21: 5-11.

¨Vio una viuda pobre que echaba dos reales¨. Lucas 21: 1-4.

Un niño estaba parado, descalzo, frente a una tienda de zapatos temblando de frío. Una señora se acercó y le dijo:
¨Mi pequeño amigo ¿Qué estás mirando con tanto interés en esa ventana ?¨.
Él respondió: ¨Le estoy pidiendo a Dios que me dé un par de zapatos¨.
La señora lo tomó de la mano y lo llevó adentro de la tienda y pidió a un empleado media docena de pares de medias para el niño y un par de zapatos. Preguntó si podría prestarle una tina con agua y una toalla y llevó al niño a la parte trasera de la tienda. Con cariño empezó a lavar los pies del niño y se los secó, luego le colocó las medias y los zapatos.
Ella acarició al niño en la cabeza y le dijo: ¨¡No hay duda pequeño amigo que te sientes más cómodo ahora! Mientras ella daba la vuelta para marcharse, el niño muy feliz, la alcanzó y la tomó de la mano, mirándola con lágrimas en los ojos le preguntó: ¨ ¿Es usted la esposa de Dios?
La Señora le respondió: ¨No, solamente soy una mujer agradecida con lo que él me ha dado¨…

Qué damos nosotros: ¿Lo que nos sobra o lo que necesitamos?
¿Lo damos con sencillez o con ostentación, gratuitamente o pasando factura?
¿Ponemos por ejemplo, nuestras cualidades y talentos a disposición de la comunidad, de la familia, de la sociedad, o nos reservamos por pereza o interés? No todos tienen grandes dones: Pero es generoso el que da lo poco que tiene, no el que tiene mucho y da lo que le sobra.

Dios se nos ha dado totalmente: Nos ha enviado a su Hijo, ¿Podremos reservarnos nosotros en la entrega a lo largo del día de hoy?

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 23: Dichosos los limpios de corazón.

Lecturas para este día: Apocalipsis 14: 1-5. Lucas 21: 1-4.

¨¿Por qué no pusiste mi dinero en el banco? ¨. Lucas 19: 11-28.

Los talentos que cada uno de nosotros hemos recibido los hemos de trabajar, porque somos administradores, no dueños.

¿Qué estamos haciendo de la fe, del Bautismo, de la Palabra, de la Eucaristía? ¿Qué fruto estamos sacando, en honor de Dios y bien de la comunidad, de esa moneda de oro que es nuestra vida, la humana y la cristiana ?…

Dos niños de una inteligencia y capacidad increíbles. Desde pequeños demostraron grandes habilidades, superando ampliamente a cuantos les rodeaban. También desde pequeños ambos se dieron cuenta de ello, y albergaban internamente el deseo de que en un futuro todos reconocieran su valía. Los dos, sin embargo, crecían de forma distinta.

El primero utilizó toda su habilidad e inteligencia para desarrollar una carrera meteórica y mostrar a todos su superioridad: Participaba y vencía en todo tipo de concursos, frecuentaba todas las personas y lugares importantes y era magnífico haciendo amigos entre la gente influyente. Aún era muy joven cuando ya nadie dudaba de que algún día sería la persona más sabía e importante del país.

El segundo, sabedor también de sus capacidades, no dejaba de sentir una gran responsabilidad. Hacía casi cualquier cosa mejor que quienes le rodeaban, y se sentía obligado a ayudarles, así que apenas podía dedicar tiempo a sus sueños de grandeza, tan ocupado como estaba siempre buscando soluciones y estudiando nuevas formas de arreglarlo todo. Así que era una persona querida y famosa, pero sólo en su pequeña comarca.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 150: Alabemos al Señor con alegría.

Lecturas para este día: Apocalipsis 4: 1-11. Lucas 19: 11-28.

¨Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: Comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos¨. Lucas 17: 26-37.

Un hombre se hallaba en el tejado de su casa durante unas inundaciones y el agua le llegaba a los pies. Poco después, pasó a un individuo remando en una canoa y le gritó:
– ¡Oiga! ¿Quiere que le lleve a un sitio más alto? ¨.
– ¨No gracias – replicó el hombre -. Tengo fe en el Señor y Él me salvará¨.

Pasó el tiempo, y el agua le llegaba al hombre hasta la cintura. Entonces pasó por allí una lancha con motor.
– ¨ ¿Quiere que le lleve a un sitio más alto? ¨- Gritó el que la llevaba.
– ¨No, gracias – respondió el hombre -. Tengo fe en el Señor y él me salvará¨.

Más tarde, cuando el nivel del agua le llegaba hasta el cuello del individuo, llegó un helicóptero:
– ¨ ¡Cójase a la cuerda! – gritó el piloto – Yo le subiré¨.
– ¨No, gracias – dijo el hombre por tercera vez -. Tengo fe en el Señor y Él me salvará¨.

Desconcertado, el piloto dejó a aquel hombre en el tejado, casi cubierto por las aguas. Después de haber pasado horas por allí, el pobre hombre no pudo resistir más, se ahogó y fue a recibir su recompensa. Mientras aguardaba en las puertas del Paraíso, se halló frente al Creador y se quejó de lo ocurrido:
– ¨Señor – le dijo -, yo tenía total fe en que Tú me salvarías y me abandonaste. ¿Por qué? ¨
A lo cual le replicó el Señor:
– ¨ ¿Qué más quieres? ¡Te mandé dos lanchas y un helicóptero!¨.

En lugar de preocuparnos, aprovechemos mejor las oportunidades que Dios nos da.
Reflexión y comentarios…

Del Salmo 118: Dichoso el que cumple la ley del Señor.

Lecturas para este día: 2 Juan 4: 9. Lucas 17: 26-37.

Pagina 1 de 17012345678910...203040...Ultima »