29
May

Sabes rezar?

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

Lecturas para este día: Eclesiástico 44: 1. 9-13. Marcos 11: 11-26.

¨Mi casa se llamará casa de oración para todos los pueblos¨.Marcos 11: 11-26.

Sucedió en Canadá, hace muchos años. Un sacerdote, en un largo viaje a caballo por un extenso bosque, llegó hasta un claro y se paró a descansar. Unos hombres ennegrecidos, vestidos con harapos, apilaban leña para hacer carbón. Saltó del caballo y se acercó: Lo recibieron con alegría. – ¿Son ustedes católicos? – Si, lo somos – contento uno de ellos, – ¿Y rezan aquí, en medio de este bosque? – Rezamos por la mañana e incluso durante el día, en el trabajo. Le pidió que rezara el padrenuestro y el avemaría. Pero no sabía. – ¿Estás bautizado? – Sí. Me bautizó un padre que hace muchos años paso por mi cabaña. Solamente tuvo tiempo de explicarme algo sobre Jesús, sobre María Santísima y el bautismo. Después me recomendó que me confesara y recibiera la comunión, cuando encontrarse otro padre. Usted es el primero. – Pero, ¿Cómo rezas? – Todos los días cuando me levantó, digo: ¨Aquí estoy, Señor. Tu carbonero despertó. Te quiero mucho y quisiera llevarte vivo en mi corazón¨. Después me voy a trabajar. Durante el día repito que lo amo y no quiero perderlo. No se decir otra cosa…

Es esperar de Dios, no de nosotros mismos ni de nuestras obras: La fe es gratuita y por eso mismo se expresa en la oración. Fe es esperar de Dios aquello que él quiere darnos; no debemos empeñarnos en querer ser nosotros mismos la medida del proyecto de Dios.

Del Salmo 149: El Señor es amigo de su pueblo.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Isaías 52: 13-53. Lucas 22: 14-20.

¨También tomó pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo: Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria mía¨. Lucas 22: 14-20.

Necesitamos de Cristo para amar, servir, alabar a Cristo…

Llega un pobre a una casa pidiendo ayuda; una mujer lo atiende y le da un pan. En cuanto cierra la puerta oye unos vidrios que se rompen; sale enseguida y encuentra al delincuente. Se trataba del mismo pobre, que acababa de romper la ventana de su bienhechora. La mujer indignada va al comisario; llaman al pobre a rendir declaración y dar una satisfacción por su acto mezquino. El dialogo fue así: – Eh, tú, ¡Que descaro más grande! Esta mujer te da una limosna y en lugar de darles las gracias le rompes la ventada de una pedrada. ¡Que falta gratitud! ¡Que malagradecido! El pobre comienza a llorar, y el comisario le dice: – Vamos, ¡Explíquese! Y el pobre responde sollozando: – Comisario, sí, yo rompí la ventana de esa mujer… Pero no fue con una piedra, no… Fue con el mismo pan que ella me dio!!!

Cuando una cosa ya no nos sirve o se estropeó, decimos sin pensar: ¨Todavía sirve para los pobres¨, como si los pobres fueran un bote de basura. Practiquemos en este día la bondad y misericordia. Y demos gracias por el don del Sacerdocio y pidamos por nuestros Sacerdotes especialmente en la celebración Eucarística que nos invita a vivir el amor y la caridad a ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 309: Aquí estoy, Señor para hacer tu voluntad.

Lecturas para este día: Sirácide 36: 1-2. 5-6. 13-19. Marcos 10: 32-45.

¨Que sepan las naciones que no hay Dios fuera de ti¨.  Eclesiástico 36: 1-2. 5-6. 13-19.

Cuando Dios se nos muestra en la oración quién es, los beneficiados somos nosotros, porque sólo en El encontramos toda nuestra felicidad y plenitud. La manifestación de la gloria divina es la revelación de la misericordia divina…

Tarde de sábado en una parroquia, el párroco espera a los fieles que vendrán a confesarse. Llega una joven muy perfumada, con ropas provocativas y manera de hablar dudosa: Es una Magdalena. Él la invita a confesarse pero ella se niega: No. Estoy aquí solamente para complacer a mi madre. Espera que me convierta, la pobre viejita… Él insiste. Ella se va rápidamente, pero él le dice: – Vas a volver. Si es preciso, esperaré la noche entera aquí, ante el sagrario. La mujer no entendió mucho eso. Empezaron las confesiones. Pidió una intención particular. Después de que todos se marcharon, le dijo al sacristán que no cerrara la puerta, y se fue a arrodillar ante el sagrario. Fueron pasando las horas; cerca de las tres de la madrugada, oyó pasos. Era ella. Cambió el tono y el tema de la oración: ¡Gracias, Señor! Llorando entrecortadamente, ella le contó su vida, sufrimientos, opresiones y abandono de la sociedad. Afuera, poco a poco disminuía la oscuridad. Era el alba que surgía risueña, llena de esperanza, hermosa. Más bello que todos los amaneceres era el que nacía en el corazón de ella por la fuerza de la oración.

Del Salmo 78: Muéstranos, Señor, tu misericordia.

Reflexión y comentarios….

26
May

Señor, protégeme

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

Lecturas para este día: Sirácide 35: 1-15. Marcos 10: 28-31.

¨Recibirán en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna¨. Marcos 10: 28.

Cuando Felipe Neri era un muchacho, empezó a trabajar en el comercio ayudando a su tío en la tienda. Pero este le dijo: ¨Nunca serás un buen comerciante. Te dejaría toda mi herencia, si dejaras esa manía de rezar¨. Un día desapareció de casa y va Roma. Allí se quedó cuidando de los pobres y haciendo apostolado. Solía repetirles: – Ustedes pueden hasta partir leña en mi espalda, pero no cometan pecados. Un día una señora se acercó a preguntarle, muy satisfecha de sí: ¨Padre Felipe, me miré hoy en el espejo y me encontré bonita. ¿Cometí un pecado de vanidad?¨. – ¡Ah! No, señora. Fue solamente una ilusión. Era siempre amable y a veces irónico en el confesionario. Una señora de la alta sociedad le preguntó en una ocasión, si podía usar zapatos de tacón alto. El contestó sonriendo: – Si, hija mía, pero tenga cuidado de no caerse. Felipe Neri comía poco, y dormía aun menos. Cuando en una ocasión le aconsejaron que se alimentara mejor, respondió en tono de broma: – Tengo miedo de engordar. No quiero perder la línea. Cuanto más lo apreciaba la gente, más desconfiaba de sí mismo; por eso rezaba: – Señor, protégeme. Si no me ayudas, hoy mismo te voy a traicionar…

Para fruncir la frente se necesitan cuarenta y tantos músculos. Para sonreir, basta con catorce. Sonríamos, al menor por economía.

Del Salmo 49: Dios salva al que cumple su voluntad.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Hechos 25: 13-21. Juan 21: 15-19.

¨Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas¨.  Juan 21: 15-19.

¿Qué lugar real ocupa el amor en nuestra vida?

El Apóstol Pedro vivió este amor… Un día, el padre Anibal mandó preparar un banquete. ¿Quiénes serían sus invitados de honor? ¿Serían, quizá personas de la alta sociedad, bienhechores de la parroquía? No, la comida era para los pobres de la ciudad. Se sentó en medio de ellos. Al poco rato, vio algo que le hizo pasar vergüenza. A un pobre, cerca de él, se le caía la baba en el plato en que comía. ¿Debería llamarle la atención antes de que los demás se dieran cuenta?. No, sencillamente cambió su plato con el de él. Quería evitar que los compañeros se burlaran del pobre torpe.

Un día leyó este titular, en el periódico de la ciudad: ¨Caza a los pobres¨. El autor del artículo, pretendía promover una ¨limpieza¨ quitando a los pobres de la calle. Él protestó enérgicamente contra esa insolencia: ¨Es preferible pedir honestamente, que robar y ser apresado. Los pobres también son personas. Tienen derecho a disfrutar del aire y de la luz del día y de caminar libremente por la ciudad. El amor a los pobres, fue una sus pasiones; la otra fueron los jóvenes. Promovió y sembró entre ellos, el amor a la vocación sacerdotal y religiosa, para eso fundó la congregación de los Padres y las Hermanas Rogacionistas. Su oración preferida era la petición de Jesús: ¨Ruegen al Señor de la mies que envíe operarios¨. Falleció el día 1 de Julio de 1927.

Del Salmo 102: Bendigamos al Señor, que es el rey del universo.

Reflexión y comentarios…

Pagina 1 de 19012345678910...203040...Ultima »