27
Jan

Ser hermano de Jesús

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

¨¡Oye ! Tu madre, tus hermanos y tus hermanas están fuera y te buscan. Jesús les respondió: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Mirando entonces a los que estaban sentados a su alrededor, añadió: Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre¨. Marcos 3: 31-35.

Madre y hermanos de Jesús son todos los que le rodean; ahora bien, entre ellos hay simples curiosos, discípulos titubeantes, apóstoles que se esforzarán por comprender hasta el final, traidores… Ser hermano de Jesús no es una cuestión de mérito ni de sangre, sino de GRACIA: ¨Cumplir la voluntad de Dios¨, es algo que está al alcance de todos y que habilita para convertirse en ¨hijos de Dios¨.

Señor, libranos de la presunción de considerarnos siempre justos. Tú nos has convertido en tu familia: Que esto no sea motivo de orgullo y de discriminación respecto a los demás. Concédenos un corazón acogedor y una mente limpia de prejuicios, a fin de que seamos capaces de reconocer tu presencia y tu voz incluso fuera del círculo de los ¨nuestros¨. Haznos capaces de abrirnos con alegría a la escucha de tu Palabra y de reservar en nosotros el lugar de honor al Evangelio. Ayúdanos, Señor, a reconocer como hermanas y hermanos a todos los que cumplen la voluntad de Dios sin detenernos en las apariencias exteriores, en los nombres, en los vínculos construidos por el hombre. Las ¨barreras¨ de tu familia, de tu Iglesia han sido verdaderamente exterminadas por ti y no podemos voverlas a levantar nosotros: Enséñanos a ser compañeros de camino hacia la unidad de tu amor.

Del Salmo 39: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Hebreos 10: 1-10. Marcos 3: 31-35.

“Les dijo Jesús: Créanme, todo se les podrá perdonar a los hombres: Los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre. Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo¨. Marcos 3: 28-30

El tiempo de la Iglesia es el reino del Espíritu Santo. Se trata del esfuerzo supremo, definitivo, de Dios para manifestarse a nosotros. Ya no es preciso esperar otros, porque no hay una cuarta persona de la Santísima Trinidad. A quienes no convenza el testimonio del Espíritu Santo no les queda más esperanza de salvación.

En efecto, por continuar esperando, a pesar de todo, una nueva revelación de Dios, terminan por caer en las trampas del Anticristo. Éste recogerá a cuantos piensan que Dios hubiera debido hacerse reconocer a través del amor, sino a través de signos más eficaces, como la fuerza, el prestigio, el miedo, el dinero, la disciplina, la eficiencia. (…)

Nuestras Iglesias frías e impersonales, son, con frecuencia, lugares en los que circula poco el Espíritu de amor incluso cuando están llenas de cristianos. Éstos se encuentran más yuxtapuestos, ¨juntos¨, que reunidos. La indiferencia recíproca que reina entre los presentes desanima el intento de un encuentro fraterno. Por eso el Espíritu de amor no se hace visible, y nadie se convierte asistiendo a ciertas misas dominicales o encuentros de reflexión. Nuestro mundo dividido, desfigurado por el odio, por el racismo, por la droga, por la violencia, se convertirá en comunidades cristianas en que valga la pena vivir, creer, comprometerse. Es fácil convertir al mundo: ¨Basta con hacer visible al Espíritu Santo¨. (L.
Evely Meditazioni sul Vengelo, Asis).

¡Hagámoslo visible con nuestras acciones!

Del Salmo 95: Cantemos la grandeza del Señor.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: 2 Timoteo 1: 1-8. Marcos 3: 22-30.

25
Jan

La Buena Noticia de Dios

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

San Marcos nos dice que todo lo que Jesús predicaba se puede sintetizar en esto: ¨La Buena Noticia de Dios¨.

Ahí está la sustancia de todo su mensaje, Jesús anuncia la noticia de que Dios es algo bueno para los hombres. ¨El tiempo se ha cumplido, está cerca el Reino de Dios. Conviértanse y crean en la Buena Noticia¨.

Comienza ahora algo nuevo y definitivo. Es lo primero que afirma Jesús. Ha llegado ya el momento decisivo de revelar a los seres humanos algo importante. ¨Está cerca el Reino de Dios¨. Dios quiere intervenir en la vida de las personas. Y esto es lo mejor que nos podía ocurrir. Porque este Dios es no es como los falsos dioses, que llevan al egoísmo, la injusticia y la mutua destrucción. Es un Dios Padre que quiere la vida, la felicidad y la salvación de todos y cada uno de los hombres y mujeres porque él los ha creado y los siente como hijos.

Nadie está excluido, ni siquiera los pecadores. Cuando Dios reine plenamente, todo será al revés. Los últimos serán los primeros. Las prostitutas irán por delante de los que parecen santos. Y los pobres que ahora lloran y pasan hambre descubrirán que Dios es bueno, sobre todo, para ellos, no porque son mejores, sino porque Dios no puede reinar sin hacer justicia a los que nadie hace.

¨Conviértanse y crean en la Buena Noticia¨. Hay que cambiar. Esta noticia exige un giro total. Entender a Dios de otra manera. Confiar absolutamente en su bondad. Orientar nuestra vida según las exigencias de este Dios que quiere lo mejor para todos. Lo primero es creer esta buena noticia. Acogerla con alegría. Creer en ese Dios revelado y encarnado en Jesús. Creer en su amor increíble y sorprendente. Vivir con la confianza absoluta de que nuestra salvación está en ese Dios. Ser cristiano es dejarse impactar por el ¨misterio del Reino¨(Marcos 4: 11) y saber que tu vida se está decidiendo en la postura que adoptas ante esa Buena Noticia proclamada por Jesús.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Jonás 3: 1-5. 1 Corintios 7: 29-31. Marcos 1: 14-20.

23
Jan

Los ¨Doce apóstoles¨

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

¨Mientras subía al monte, Jesús fue llamando a los que él quiso, y vinieron donde él posaba¨. Marcos 3: 11-12.

La obra de salvación debe continuar por siempre y extenderse por todo el mundo. Por eso Jesús elige a sus continuadores: Los ¨Doce apóstoles¨.

Los motivos de la elección no hay que buscarlos en las virtudes de los apóstoles, sino únicamente en la gratitud del amor de Dios:

Simón, que se llamara ¨Pedro¨ (roca) no lo es por su carácter, sino como la promesa de un milagro, es decir, un signo del poder de Dios en la debilidad, lo que llegará a ser por el don del Espíritu: Pedro no ha sido jamás una piedra, y si se ha convertido en tal, ha sido sólo por el don de la gracia divina.

Santiago y Juan, ¨hijos del trueno¨, tampoco se trata de su carácter, sino probablemente un anticipo de lo que será su destino: Ellos, como seguidores de Cristo estarán siempre en medio de persecuciones, en la lucha, en la ¨tormenta¨ por mantenerse y proclamar su fe.

El publicano Mateo, Simón, miembro del partido anti-romano de los Zelotas que propugnaban la liberación de Palestina incluso a través de la lucha armada. También Judas Iscariote, ¨el traidor¨, porque Jesús ¨lo quiso¨, lo eligió en libertad, no para ser el traidor, él llegará a convertirse en tal al usar su libertad ¨inventando¨ la traición.

Cada uno de los apóstoles representa una posibilidad de respuesta a Dios para nosotros que somos los continuadores de estos apóstoles; no una comunidad de perfectos, héroes, santos, puros. Sino personas elegidas donde están y como están. Todos han sido elegidos para prestar un servicio: ¨A doce los hizo sus compañeros, para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios¨(Marcos 3: 14).

¿Con cuál apóstol te gustaría identificarte en tu respuesta al Señor ?

Del Salmo 84: Señor, apiádate de mí.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Hebreos 8: 6-13. Marcos 3: 13-19.

¨Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo¨. Marcos 3:10.

En los días anteriores, San Marcos (1: 14, 3: 6) nos ha ido presentando a Jesús enfrentándose a los fariseos y escribas en una serie de controversias que tratan de responder a la pregunta que se hacía la gente de su tiempo (y nosotros ahora): ¿Quién es Jesucristo?.

Enseña con autoridad, cura a los enfermos, tiene ¨poder¨ para perdonar los pecados, inaugura un tiempo nuevo, donde los pobres y pecadores ocupan el primer lugar, donde ninguna ¨ley¨ puede estar por encima del hombre y su libertad.

Poco a poco Jesús irá encontrando seguidores y esto hará que sus ¨enemigos¨ decidan matarlo. Por eso, ahora, en esta nueva sección, San Marcos (3; 7-35), nos aclara que quiénes son los auténticos discípulos de Jesús y quiénes no. La respuesta será: ¨Los que cumplen la voluntad de Dios¨.

Aunque Jesús tenga el rechazo de los escribas y fariseos, su predicación sigue cosechando frutos, ¨mucha gente lo busca; el poder de su mensaje de salvación y la fuerza que de él se desprende atestiguan que Jesús viene de parte de Dios. Su sola presencia incita al ¨Mal¨ a abandonar a sus víctimas (Marcos 3: 11).

A pesar del ¨arrastre¨ de Jesús, la oposición irá en aumento hasta el rechazo total. Las multitudes siempre están divididas entre la adhesión y el rechazo, el entusiasmo y la condena, la comprensión y la incomprensión.

La aceptación o rechazo de Jesús atraviesa nuestro propio corazón. ¿Cuál será tu respuesta? Por muy lejos que esté el hombre que grita su dolor, allí estás tú, Señor, prosiguiendo tu pasión, y el sufrimiento del más pequeño de los hombres es un dolor que aflige a tu cuerpo. Puesto que somos miembros tuyos, haznos sentir la angustia que oprime a nuestros hermanos, para que también nosotros estemos allí donde puede renacer la luz si nuestros ojos se hacen tuyos. Concédenos compartir de tal modo tu pasión que los hombres descubran en nosotros esa paz por la que tú diste la vida.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Hebreos 7: 23. 8: 6. Marcos 3: 7-12.

Pagina 1 de 17712345678910...203040...Ultima »