¨El hombre no es justo frente a Dios¨. Job 9: 1-12. 14-16.

Los antiguos griegos tenían un nombre para esa especie de vanidad o locura con la que a veces los seres humanos olvidamos las proporciones y creemos que somos infinitos, colosales, inteligentísimos o poderosos sin medida. Ese defecto, esa falsa grandeza es la ¨hybris¨.

Aunque todos podemos sufrir de esa megalomanía, no cabe duda que la gente en puestos de mando está más tentada de sufrirla. (Hitler, Stalin). Esta se manifiesta también en otras escalas. Cada vez que uno intenta cosas que superan por completo sus fuerzas está cayendo en ella, y esto involucra el dinero, la salud, e incluso la manera a veces desgastamos el ¨capital¨ de afecto o acogida que tenemos entre nuestros amigos.

Todo esto viene a que el libro de Job es como una gran catequesis de muchas cosas, y una de ellas es la victoria sobre la ¨hybris¨. Las palabras de Job el día de hoy son exactamente eso: El reconocimiento del propio tamaño, la conciencia de que uno tiene límites; incluso más que eso: La seguridad de que uno nunca logrará saber cuánto ignora, como decía San Agustín. En nuestro tiempo se valora mucho el conocimiento, y eso está bien.

Pero, ¿ Has notado que son muchas más las personas que quieren mejorar su inteligencia y mucho menos las que quieren aprender a amar, servir o adorar ? Job nos recuerda que el mundo es más grande que lo que podemos controlar, y que saber que uno no sabe ya es comienzo de verdadera sabiduría.

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Job 9: 1-12. 14-16. Lucas 9: 57-62.

“Cuando se iba cumpliendo el tiempo de ser llevado al cielo, Jesús tomó la firme determinación de ir a Jerusalén”. Lucas 9: 51.

Se va cumpliendo el tiempo de Jesús en la tierra; ha educado a sus discípulos para que salgan de sus intereses particulares e inmediatos, y se preocupen también por los intereses y situaciones más dolorosas y angustiantes de la humanidad, como el dolor, la enfermedad, el pecado, la soledad, el abandono, la pobreza.

Los discípulos, viendo a Jesús que perdona los pecados, que hace milagros, que se dirige a su Padre en oración antes de cualquier decisión importante, que ¨no da pelea¨, que ama sin condiciones, que se ofrece en sacrificio por sus hermanos, judíos o no, que no destruye al pecador sino que lo reintegra a su dignidad de hijo de Dios, van entendiendo que su misión será semejante a la de su Maestro, y por lo tanto, darse cuenta y ¨entrar¨ en la vida de estas personas sumergidas en sus trabajos y fatigas diarias; serán solidarias con todas esas personas tan necesitadas de compasión, porque sufren interiormente, porque están desgarradas por tantas cosas que han pasado.

Jesús, en su camino a la cruz y a la resurrección, es rechazado incluso por aquellos que va a salvar, pero lejos de detenerlo, de ¨desanimarlo¨ en su misión, ¨reafirma¨ su decisión de ¨subir a Jerusalén¨, es decir, de ¨subir¨ en la cruz para salvar a la humanidad. Ni las ¨trampas¨ de los suyos, los judíos, ni la enemistad de los paganos, ni la incomprensión de sus discípulos lo detienen en su decisión, lo detienen.

A nosotros, sus discípulos ¨de hoy¨, nos confía esta misión: ¨Subir¨ con él con la cruz de cada día, ¨salvando¨ a quienes entran en contacto con nosotros.

¿Tienes también tú, esta ¨firme determinación¨?

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 87: Señor, presta oído a mi clamor.

Lecturas para este día: Job 3: 1-3. 11. 12-17. 20-23. Lucas 9: 51-56.

“Le respondió Natanael: ´Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel´. Jesús le contestó: ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores. Y le añadió: Verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre. Juan 1: 49-51.

Miguel, es un nombre hebreo que quiere decir. ¨ ¿Quién como Dios? ¨, y aparece dos veces en el libro de Daniel, como el protector especial del pueblo elegido (Daniel 10: 13, 12: 1)

¨Pero Miguel, uno de los ángeles principales vino en mi ayuda¨.

La Carta de San Judas (v.9) nos lo presenta en una lucha contra Satanás, luchando por el cuerpo de Moisés. También en el libro del Apocalipsis (12: 7-12), nos recuerda el combate de Miguel y de sus ángeles contra el dragón: ¨Se desató una guerra en el cielo, y Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón¨.

En la liturgia de difuntos se le invoca para que acompañe a las almas a Dios.

Gabriel: ¨Fuerza de Dios¨, se presentó ante Zacarías como el que ¨está delante de Dios¨ (Lucas 1: 19).

Daniel reconoce en el Arcángel Gabriel la misión de llevar el mensaje de Dios (Deuteronomio 8: 16; 9: 21); de hecho, anunció el nacimiento del Bautista y de Jesucristo (Lucas 1: 5-22. 26-38)

Rafael: ¨Dios ha sanado¨, aparece en el libro de Tobías como acompañante de viaje del joven Tobías, y como el portador de la salvación, la salud a su anciano padre, que se había quedado ciego e invocaba el auxilio de Dios.

También San Lucas presenta la intervención de los ángeles en los orígenes de la Iglesia, porque con la venida de Cristo, la humanidad ha entrado en la etapa definitiva en la que Dios está más cerca que nunca del hombre, y el cielo se ha unido con la tierra.

Unámonos a los ángeles en su continua alabanza al Señor.

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 137: Te cantaremos, Señor, delante de tus Ángeles.

Lecturas para este día: Apocalipsis 12: 7-12. Juan 1: 47-51.

26
Sep

Quien dices que es Jesús?

   Publicado por: Admin en 5 Minutos de Oracion en el Hogar

¨Y ustedes, ¿Quién dicen que soy yo? ¨. Lucas 9: 20.

Cada uno de nosotros, como cristianos, tenemos que dar una respuesta a esta pregunta; cada quien tiene su propia historia con la que responde esta pregunta de Jesús. Veamos cómo respondió esta muchachita, y preguntémonos cómo estamos respondiendo cada uno de nosotros.

El siguiente texto está extraído del diario de una adolescente. Lo escribió a los 16 años, en la víspera de su confirmación. Murió en un accidente de tráfico en abril de 1989, cuando tenía 19 años.

¨Señor, en el día anterior a mi Confirmación no podía dejar de escribirte algo… De nuevo estoy sintiendo aquel frío interior que sentí hace tiempo… Ya sé que cada vez que siento esto es que estás cerca. Te puedo reconocer no sólo cerca, sino dentro de mí y te lo agradezco. Mañana será un día grande, de esos que no se olvidan, no sólo por fiestas y banquetes, eso es lo secundario, será grande porque TÚ, lo MÁS GRANDE vas a estar en medio de todo y de todos, te diré que SI. Definitivamente SI. Si para siempre. Es algo que hace falta pensar mucho. Como te iba diciendo te acepto. Juntos vamos a compartir el amor, lo más grande. Porque TÚ eres AMOR. Me hacen falta muchas fuerzas y ánimos cuando esté decaída y esa palmadita en la espalda que hace feliz, y ese ambiente alrededor que me invite a seguir actuando, pero sobre todo TÚ. TÚ me haces falta especialmente, porque sin ti no habrá ánimos, ni palmadita en la espalda, ni ese ambiente para actuar, porque sé que TÚ estás en todas esas cosas. En la mirada del amigo, en la juerga, en el silencio, en cada palabra, en la reunión, en mi habitación, porque TÚ lo eres todo. Porque yo vivo contigo. Ya falta menos para que llegue ese día 20 de abril tan esperado, y no para quitarme de encima algo que me estaba atormentando, sino para vivir (me atrevería a afirmar) el día más grande de mi vida, para empezar…

Reflexión y comentarios…

Lecturas para este día: Eclesiastés 3: 1-11. Lucas 9: 18-22.

“Herodes se decía: ´A Juan lo mandé decapitar yo, ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas ?´. Lucas 9: 7-9.

También Herodes siente ¨curiosidad¨ por Jesús, de quien se contaban mil cosas, se ponían en sus labios palabras que no dijo, se le atribuían hechos exagerados por el entusiasmo popular y el fervor de las pasiones.

Herodes se pregunta por Jesús: ¿Será acaso otro movimiento de protesta como otros tantos que le había tocado presenciar durante su gobierno en Galilea. La gente que ¨rodea¨ a Herodes le informan de las varias opiniones de entre el pueblo: ¨Es un profeta; ha resucitado y ha vuelto a aparecer alguno de los antiguos profetas; es Juan Bautista que ha resucitado; es Elías, que no había muerto y su retorno se esperaba para el fin de los tiempos¨.

Herodes quiere ver a Jesús, sus obras, su persona, hablar con él, y también, que le haga en su presencia alguno de sus ¨actos mágicos¨, como si fuera un mago o un payaso…

¨ ¡A ver si es cierto! ¨. No debe de extrañarnos esta actitud ¨pagana¨ de Herodes hacía Jesús. ¿Cuántas veces invocamos el auxilio de Jesús, su ¨magia¨ para nuestros problemas de cada día? ¿Cuántas veces es sólo una curiosidad para nuestra información? ¿Cuántas veces apenas nos ayuda, ¨salimos del apuro¨, y nos olvidamos de Él?

Buena sería la curiosidad que nos lanzara a vivir una fe que se asombra ante lo que puede lograr (cada vez podemos ser mejores), que se compromete en el riesgo de su fe aventurada (¡Si puedo perdonar! ¡Dios ha estado conmigo en todo momento! ), Que persevera aun en medio de las incertidumbres e incomprensiones propias de la fe, porque son como el hambre que se alimenta con lo que puede satisfacerla. ¿Cómo es tu curiosidad por Jesús?

Reflexión y comentarios…

Del Salmo 189: Tú eres, Señor, nuestro refugio.

Lecturas para este día: Eclesiastés 1: 2-11. Lucas 9: 7-9.

Pagina 1 de 16412345678910...203040...Ultima »